Productos usados en Apiterapia

Los productos elaborados por las abejas se utilizan con mucho éxito en Apiterapia para prevenir y aliviar ciertas enfermedades y también para mejorar las defensas y el estado general de los individuos.

 

Estos productos son:

Miel:

    Es uno de los alimentos más puros y con mayor cantidad de beneficios sobre nuestra salud. Se elabora a partir del néctar de las flores y está compuesta por azúcares simples de fácil digestión (como la glucosa y la fructosa), proteínas y aminoácidos, minerales y vitaminas. Nos aporta energía, es rica en antioxidantes y tiene efectos laxantes suaves. Es diurética, estimula el sistema inmunológico y también es un potente antiséptico y antimicrobiano lo que nos permite tratar procesos infecciosos (como el acné) o cicatrizar heridas rápidamente aplicándola sobre las mismas.

Polen:

    Es un gran alimento con alta capacidad para: mejorar el rendimiento físico e intelectual, subir las defensas, reducir el estrés, favorecer el crecimiento y desarrollo de los niños, regular los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, reducir la inflamación de próstata (prostatitis), entre otras cosas, ya que contiene casi todos los nutrientes necesarios para el ser humano además de ser el único alimento que tiene los 22 aminoácidos esenciales. También tiene vitaminas, minerales, enzimas y aporta proteínas y fibra en menor cantidad.

Propóleo:

    Es una resina obtenida de las yemas de los árboles y procesada por las abejas que las ayuda a sellar la colmena para defenderse de virus y bacterias. Se trata de un excelente antibiótico natural que estimula las defensas. También es un gran antioxidante y antiinflamatorio. Trata infecciones en las vías respiratorias como gripes, resfriados, bronquitis e incluso asma bronquial. Es cicatrizante y se utiliza para el tratamiento de quemaduras.

Jalea real:

    Es el alimento de la abeja reina durante toda su vida y de las larvas en sus primeros días de vida. Está formada principalmente por agua (60%), pero además en su composición encontramos: proteínas, lípidos, minerales, vitaminas (sobre todo del grupo B) y ácido fólico. Posee muchas propiedades beneficiosas sobre el ser humano: es energizante, regula la actividad hormonal, mejora el estado de la piel, refuerza el sistema inmunológico y aumenta la concentración y la capacidad intelectual.

Cera:

    Es una sustancia rica en nutrientes (vitaminas) y tiene propiedades cicatrizantes y antibacterianas. Es un gran emoliente por lo que se usa en cosmética en la elaboración de cremas, pomadas, jabones, etcétera. También, al masticarla, despeja las vías respiratorias, limpia y fortalece las encías y activa la secreción de saliva.

Apitoxina:

    Es el veneno producido por las abejas hembras cuya composición es muy compleja. Se sabe que está compuesta en un 50% por proteínas y es uno de los mayores analgésicos conocidos. 80 veces más fuerte que la morfina, la apitoxina calma el dolor de diverso origen sin producir acostumbramiento ni efectos secundarios. Tiene poder antibiótico, antiinflamatorio y anticoagulante; mejora la circulación sanguínea; disminuye la presión arterial; aumenta el rendimiento cardíaco y es un excelente antialérgico.

El principal mecanismo de acción del veneno de las abejas es generar de forma indirecta el aumento de secreción de cortisol endógeno que es producido por las glándulas suprarrenales y actúa igual que la cortisona endógena pero, al ser producida naturalmente por el cuerpo, no posee efectos secundarios.

Por lo tanto, la apitoxina es utilizada con éxito para mejorar muchas enfermedades, como por ejemplo artrosis (alivia el dolor y detiene su proceso) o enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea (corrige la respuesta del sistema inmunológico y elimina el dolor).

Deja un comentario